Archive for 29 junio 2009

Nuevos planes

29 junio 2009

Margarita ya no tiene una hermosa melena rojiza.  Ahora está media calva y oscureció su cabello.

También dejó de usar maquillaje y, olvidándose de los colores, ahora viste de negro.

Su madre piensa que está en una onda rara, participando de una secta o algo así.  Su padre la observa dubitativo, pero no emite juicio alguno. Ambos se consuelan pensando en que al menos volvió a salir a la calle.

Desde que se exorcizó del pasado se siente diferente.  En el odio y la venganza encontró nuevos aliados, alicientes para despertarse en las mañanas y levantarse. Una razón poderosa para seguir viviendo.

Margarita lleva un par de días merodeando la casa de Gabriel.  Lo ha visto entrar  y salir; hablar por teléfono; hacer su cama… Es una suerte que los ventanales sean tan grandes y desde la playa se tenga acceso privilegeado a ellos.  Y mientras espera, escondida entre los roqueríos, planea ciento doce mil cuatrocientas formas para destruirle la vida.

La venganza su nuevo oxígeno.

Anuncios

Preparación

27 junio 2009

Esta mañana a Margarita no le importó no recordar sus sueños.  A diferencia de días anteriores le pareció entendible tener la cabeza limpia de imágenes del mundo onírico.  “Los sueños, sueños son”, pensó, mientras caminaba hacia el baño.

Eran las 08.30 y tenía un largo día por delante.  Buscó en la gaveta una navaja, se miró por última vez frente al espejo y comenzó a cortar los rojizos mechones de su cabello.

That woman deserves her revenge…

27 junio 2009

– ¿Aló?

– Hola, Gabriel… Soy yo, Margarita.

– Eh… Hola… uhm… no sé qué decir.

– Nada. Llamé para decirte que me las vas a pagar, hueón. Me dejaste medio muerta, pero con suficiente vida como para querer destruir la tuya…  No te pienso dejar tranquilo hasta que te vea tan mal como me dejaste a mí. ¿Entendiste, hueón mal parido?

– Sí… entendí.

– ¡Qué bien! Porque te arrepentirás hasta el último día de tu vida por haberte revolcado con esa perra…  Te haré llorar sangre, hueón

– Lo sé…

– ¿Lo sabes? ¿Tan estúpido eres que ni siquiera te vas a defender? Idiota… nunca pensé que fueras tan patético como para aguantar que te puteen por teléfono. ¡Me das lástima!

– “That woman deserves her revenge and we deserve to die”