Preparación

Esta mañana a Margarita no le importó no recordar sus sueños.  A diferencia de días anteriores le pareció entendible tener la cabeza limpia de imágenes del mundo onírico.  “Los sueños, sueños son”, pensó, mientras caminaba hacia el baño.

Eran las 08.30 y tenía un largo día por delante.  Buscó en la gaveta una navaja, se miró por última vez frente al espejo y comenzó a cortar los rojizos mechones de su cabello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: