That woman deserves her revenge…

27 junio 2009

– ¿Aló?

– Hola, Gabriel… Soy yo, Margarita.

– Eh… Hola… uhm… no sé qué decir.

– Nada. Llamé para decirte que me las vas a pagar, hueón. Me dejaste medio muerta, pero con suficiente vida como para querer destruir la tuya…  No te pienso dejar tranquilo hasta que te vea tan mal como me dejaste a mí. ¿Entendiste, hueón mal parido?

– Sí… entendí.

– ¡Qué bien! Porque te arrepentirás hasta el último día de tu vida por haberte revolcado con esa perra…  Te haré llorar sangre, hueón

– Lo sé…

– ¿Lo sabes? ¿Tan estúpido eres que ni siquiera te vas a defender? Idiota… nunca pensé que fueras tan patético como para aguantar que te puteen por teléfono. ¡Me das lástima!

– “That woman deserves her revenge and we deserve to die”

Anuncios

Pasado en llamas

24 junio 2009

Durante toda la tarde estuvo recolectando cosas. Cartas, fotografías, cd’s, boletas, imágenes, bufandas, un polerón verde, un par de uñetas, todo aquello que que le recordara a Gabriel.

Fue duro abrirse al pasado; exponerse a todas esas piezas del rompecabezas, a sabiendas que la parte más importante estaba perdida y nunca jamás volvería a estar completo.

Ahí estaba el boleto de micro en el que le pidió pololeo y las entradas de los conciertos a los que fueron y que  pensaban exhibir a modo de cuadro en su hipotética futura casa.

También encontró  algunos calzoncillos, su cepillo de dientes y un cd en el que le grabó tres canciones  que compuso para ella. En el fondo de una gabeta halló una bufanda celeste a medio terminar y un par de cartas que jamás le entregó.

Uno a uno arrastró los objetos hasta un rincón del patio.  A ratos lloraba; a ratos se sentía más muerta que nunca. Le consolaba la remota posibilidad de que esto fuera más que un ritual folclórico.  Había puesto sus esperanzas en que la hoguera de la noche de San Juan se llevara todo eso que deseaba dejar en el pasado.

Su madre presenció el desfile sin decir nada. Tampoco objetó cuando la vio adentrarse en una fría noche de invierno, vestida de riguroso negro y con los ojos llorosos.

Lo último que llevó hacia la oscuridad fue el libro de los Beatles que le compró y que no alcanzó a regalarle. Ese que retiró de la tienda justo el día en que él la dejó y que por varios meses mantuvo oculto bajo la cama, con la esperanza de que él volviera.

Hacía tanto frío que apenas sentía el cuerpo. Nunca había sentido una noche tan helada como ésta… Eso le parecía una señal desesperanzadora, pero no dio pie atrás.

Estaba todo tan oscuro y callado.  Sus pasos solitarios provocaban el ruido de un gentío en medio de esa quietud. A veces, el lamento de un pájaro nocturno la sorprendió, pero no se dejó atemorizar.

Bien lejos de su casa, en lo más remoto del patio, había preparado la pila del pasado sobre un brasero. A las 12 en punto, en medio de esa noche mágica, inició su rito de purificación. Las manos de Margarita temblaban cuando empapó la pila de objetos con parafina.

El chasquilo del fósforo quebró el silencio.  Lloraba con más fuerza cuando lo arrojó sobre el brasero y la hoguera comenzó.

Margarita cayó de rodillas sobre la tierra húmeda, mientras la humareda la envolvía.

Situación extraña

13 junio 2009

Lleva tres semanas sin recordar sus sueños, y sabe que eso es una mala señal.

Al despertar, con angustia comprueba que su cabeza está en blanco; que una sombra absorbió sus aventuras en el mundo onírico y sólo dejó un gran vacío.

Y mientras más se esfuerza por recordar, más se acrecienta la nada.  Lo peor de todo es que sabe que está olvidando algo realmente importante…